Las imágenes son mi mapa
para comprender el mundo

Trastorno del espectro autista (TEA)

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) engloba un conjunto heterogéneo de condiciones  que afectan al neurodesarrollo y al funcionamiento cerebral, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así como en la flexibilidad del pensamiento y la conducta.

  • Tiene un origen neurobiológico y, debido a la gran variabilidad de sintomatología que presenta cada persona, podemos encontrar personas con discapacidad intelectual asociada al TEA o sin ella.
  • Los últimos estudios de prevalencia indican que el 1% de la población podría formar parte del espectro del autismo. Así, según la estimación de Autismo España estaríamos hablando de una población con TEA en torno a 450.000 personas en nuestro país.
  • Acompaña a la persona a lo largo de toda su vida, aunque la sintomatología que presentan varía en función de las etapas del desarrollo. Por ello, requieren intervenciones específicas y apoyos especializados, basados en la evidencia científica, para abordar de forma integral las necesidades individuales de cada persona y el ejercicio efectivo de sus derechos a lo largo de toda su vida.
  • Con frecuencia los síntomas aparecen en torno a los dos primeros años de vida, es más frecuente en varones (en proporción de 4 a 1), y no existe diferencia en cuanto a origen étnico o clase social.
  • Se sabe que no hay una sola causa para explicar la gran diversidad dentro del espectro, sino que se trata de una etiología multifactorial. Si bien se sabe que hay una fuerte implicación genética y no se descarta su interacción con factores ambientales o metabólicos, la aún investigación no ha determinado cuáles.
  • A día de hoy no existe cura para el TEA, siendo la mejor arma una detección precoz y una intervención específica y especializada. Tampoco existen pruebas médicas capaces de diagnosticar TEA, por lo que éste ha de basarse en la observación de la conducta observable y en la información aportada por la familia, siempre basándose en herramientas diagnósticas validadas por la comunidad científica a nivel internacional.
  • Los programas de intervención deben ser individualizados, estructurados y deben contemplar todos los contextos en los que la persona se desenvuelve, incluyendo a su familia, tanto en la detección de necesidades como en el desarrollo de habilidades, como en la determinación de sus puntos fuertes y sus intereses.
“Si las demás personas pudieran experimentar durante tan solo unos minutos lo que es el autismo, podrían saber cómo ayudar” (Therese Joliffe)

Tenemos mucho que contarte

¡Colabora!

En Autismo León sabemos que tu tiempo es muy valioso y significa mucho para las personas con TEA.

¿Te gustaría colaborar o dedicar parte de tu tiempo a las personas con autismo?

Comparte

Menú
Abrir el chat
1
Estamos aquí para ayudarte
Hola!
¿Estás interesado en alguno de nuestros regalos solidarios?
¿Necesitas que te ayudemos con algo?
Escríbenos!